Se encuentra en Blog
16 marzo, 2021

DECLARACION DE IMPUESTOS ANUAL 2020 PARA PERSONAS MORALES

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) recordó a las empresas que ya empezó la temporada para presentar la declaración anual de impuestos correspondiente al ejercicio fiscal del 2020. La fecha límite es hasta el 31 de marzo.

El Servicio de Administración Tributaria recordó a los contribuyentes que ya empezó la temporada para presentar la declaración anual de impuestos, correspondiente al ejercicio fiscal del 2020

Señaló que en el apartado de declaraciones, podrán utilizar la aplicación que les corresponde dependiendo del régimen fiscal en el que tributen.

Recomendó que tengan a la mano su Registro Federal de Contribuyentes (RFC), su contraseña y la firma electrónica (e.firma)

 

También la información contable-fiscal de ingresos, deducciones, pérdidas fiscales e inversiones, entre otros de la empresa.

Para que proceda la declaración, tienen que haber pagado las retenciones realizadas por salarios, asimilados y dividendos.

Después de haber enviado la declaración, si resulta un monto a pagar, es necesario tener una cuenta bancaria para poder hacer la transferencia electrónica vía internet a través de la página de la institución de crédito. Es decir, que será necesario tener una cuenta con servicio de banca electrónica.

Los que tengan dudas y requieran orientación, podrán recibir atención a través de MarcaSAT al teléfono: 55 627 22 728, de lunes a viernes, de 8 de la mañana a 18:30 horas.

 

 

Además, si no cuentan con la contraseña o ya perdió vigencia hace menos de un año, el SAT informó que podrán renovarla por medio de SAT ID, descargando la aplicación en el celular o a través de la página satid.sat.gob.mx.

LOS CAMBIOS

El fiscalista Javier Zepeda recordó que ya no sólo las personas físicas podrán encontrar en la página del SAT la declaración anual prellenada, sino que también las empresas.

También destacó que su contenido es más certero y con un nuevo formato, pues contiene más información.

Esto significa que el SAT, a través del amarre de los comprobantes fiscales digitales por internet (CFDI) de los ingresos y gastos de las empresas, así como de los movimientos bancarios, prácticamente le hace la declaración de impuestos.

 

Noticias Relacionadas

Régimen Simplificado de Confianza